Existen otros modelos, ¡infórmense!

Recoge toda la información que puedas para que tu decisión no implique asumir los riesgos de depender de la diosa Fortuna, usa la lógica y ten sentidiño común, es decir, aplica esta fórmula

Decisión = Información + Riesgo

Pues no, ayer fue el día de la votación de la conocida como Ley Sinde y también el de la constatación de que hay mucha gente directa e indirectamente implicada que, sin una mínima recogida de información, opina, grita e incluso desprecia a quien defiende que otros modelos son posibles.

La mañana comenzó mal pues anticipó la demagogia, manipulación y desinformación que iba a surgir al largo del día D, el de la votación de esa ley. Así, en un programa de CNN+, Daniel Serrano (sí, el chico de aspecto desenfadado, camisa siempre a cuadros, melenita, liberal...) dijo tal cúmulo de barabaridades que daba vergüenza ajena. Identificó webs con enlaces a descargas con repositorios reales de tales archivos y ¡comparó las descargas con el jamón gratis! ¡Pena no haberlo grabado!

La jornada continuó a la espera de la votación prevista para las 14 hs pero se fue retrasando conveniente e inútilmente hasta las 21 hs en un intento deseperado de encontrar los aliados necesarios para su aprobación. En las televisiones y medios de comunicación de masas iban apareciendo los famosos de siempre quienes, apropiándose de la defensa de la cultura, identificaban a las gentes que defendemos nuevos modelos y una internet libre como los anti-cultura. Tal afrenta (agravio, insulto, injuria, ofensa, vejación) tuvo su oportuna y masiva respuesta en las redes sociales.

Estas redes mostraron muchas perlas: a Punset solicitando una internet libre delante de la ministra, los textos de Wikileaks (uno, dos) confirmando que el gobierno español pidió a EE.UU. ayuda para aprobar la ley, una oportuna canción, la hilaridad que provoca la ignorancia de Álex de la Iglesia e incluso debates posteriores con tertulianos consternados (!) por la pérdida de la votación. Tras la intensa jornada quedaron las amenazas de nuevas negociaciones (mercadeo político literal) y el deseo evidente de quien nos gobierna de hacer de internet un entorno controlado como lo es la televisión.

Hay quienes nos critican severamente acusándonos de anarquistas, comunistas, piratas... Y una vez más se demuestra lo atrevida que es la ignorancia. Quien no quiere un mercado de libre competencia son estos ignorantes, son ellos quienes necesitan de reglamentos, cánon y ley Sinde para defender un modelo de negocio incapaz de adaptarse, quienes no son capaces de competir a pecho descubierto, sin protección legal. Adaptación la que hicieron los herreros reconvertiéndose en mecánicos, los mecánicos en electrónicos... mientras desaparecen tiendas tradicionales y oficios completos, sin ayuda de nadie, sin amparo de quien nos gobierna. ¿Y tenemos que ser nosotros quienes les muestre nuevos modelos de negocio o subvencionarles su inoperancia? ¿Por qué?

Procurad esa información necesaria con un mínimo de apertura mental, la lectura de textos, la consultoría empresarial y, lógicamente, espíritu de adaptación y proacción. ¡No os queda otra! Bueno, sí, varias estériles leyes Sinde y seguir a la cola de las sucesivas oportunidades que la historia nos deje, como esperar a que la diosa Fortuna nos traiga un nuevo genovés (me refiero a Cristóbal Colón) para luego poder decir que tuvimos un imperio, eso sí, a pesar de no saber cómo gestionarlo (explotación, esclavitud, odio a la madre patria, hiper-inflación, bancarotas...).

He aquí unos recomendables libros y temas a estudiar:

Roberto BrenllaLogo TEGNIX pequeno